Los autos para los varones y los bebés para las nenas

October 13, 2017

Como sabemos el tópico de este año en Juventear  es que deben hacer los jóvenes en su futuro, que van hacer el resto de sus vidas, las inseguridades y dudas sobre esto en los adolescentes.

También sabemos y no podemos dejar de lado como este tópico se relaciona directamente con qué esperan los adultos de nosotros, como nos estereotipan, tanto la sociedad y los medios masivos de comunicación  hegemónicos ya que esto repercute fuertemente en nuestras decisiones a lo largo de la vida. Esta tendrá tres ejes temáticos fundamentales que entre sí se relacionan y abordaremos una fuerte profundización sobre cada uno de ellos:

  • Imposición cultural y de género en nuestras vidas/ estereotipos sociales

  • Opinión de medios masivos de comunicación

  • Presión de adultos sobre adolescentes

 

 

Ninguna decisión que tomamos en la vida es azarosa, y todo tiene un “porqué” en cada

elección. Desde chico nuestros pares adultos nos inculcan que jugar con muñecas y el color de rosa es de nena y jugar con autos acompañados del color celeste/azul es de varón, esto va formando en nosotros un pensamiento y una cultura del género que repercute a lo largo de nuestras vidas muy fuerte, ya que no solo se da en el color de la ropa que nos imponen que tenemos que elegir para pertenecer al género sino que después se transmite en el tipo de actividades, ya que es visto poco femenino si se ve a una chica jugando al fútbol y esta es evidenciada como una “machona” excluyéndola a la misma de distintos grupos sociales, o si un chico juega a las muñecas es considerado como un afeminado. Este tipo de adoctrinamiento cultural se evidencia a lo largo

de la adolescencia, y los mismos por tratar de compartir las vivencias con sus pares del mismo sexo toman decisiones que quizás no son las que tomarían ellos sin esta coerción de parte del imaginario colectivo. Como vemos estos ideales imperativos llevan a los adolescentes a proceder a lo largo de la vida que no son los que van más afín con su felicidad, y como se planteó al empezar sobre esta cuestión ninguna decisión en la vida es azarosa, esto mantiene un hilo que termina concluyendo en nuestra decisión en base al futuro, lo que queremos ser, y está realmente condicionado y nos pone dudas por este adoctrinamiento sexista, ya que no está bien visto si una mujer es mecánica automotriz y el pensamiento machista y sexista también condicionado por el aleccionamiento de nuestra cultura y sociedad va a ser “ si es una mujer no sabe nada de autos” porque claro, los que jugaban de chicos con autos eran los varones, mientras que las nenas jugaban a cuidar al bebé y a la “cocinita” se vincula totalmente a que nuestro imaginario colectivo relacione a una mujer con las tareas domésticas, cuando todos sabemos que el género es algo impuesto por la misma sociedad y nosotros no dejamos de ser personas con las mismas capacidades cognitivas, afectivas y volitivas. Así es como nos imponen de una manera sexista a elegir nuestro futuro y este se ve limitado por la nefasta opinión pública.

 

Algo que también condiciona a los jóvenes a elegir su futuro son los medios masivos y hegemónicos de comunicación, ellos esperan algo en nosotros que en cierta medida no es con lo que los adolescentes nos sentimos representados. Muchos medios hablan de que un chico exitoso es aquel que cursa una carrera universitaria, viste de traje o con ropa de marca a lo que llaman “vestirse bien”, estar incluido a una determinada clase social y pertenecer a lo que ellos llaman sistema. Hay muchas maneras en la que un adolescente se sienta representado, pero no creo en el trato despectivo que tienen los medios sobre cierta parte de nosotros, ellos llaman “sin rumbo” a los que no pueden elegir con determinación una carrera universitaria o una profesión para nuestras vidas lo que nos hace preguntar, “¿Estoy perdiendo el rumbo por no encontrar la vocación?” Todos estos son factores reducen nuestras posibilidades de elegir lo que queremos y lo que nos hace feliz, que en ciertos casos se diferencia de lo que los medios noticiosos nos quieren hacer creer que es ser exitoso y pertenecer al sistema. Un claro ejemplo son los subjetivemas que aportan para hablar de cada profesión, en muchos casos despectivamente hablando de artesanos, mochileros o también por pertenecer a un estilo de vida. El caso contrario es cuando hablan de un empresario, abogado o médico, estas profesiones si son reconocidas, y los subjetivemas que ellos dan para estas profesiones hacen que estén dentro de lo que denominan sistema, entonces a la hora de definir lo que queremos  para nosotros esto reprime de gran manera nuestro estilo de vida y lo que buscamos para ser felices.

 

Por último tenemos la presión de los adultos, muchos padres o tutores de adolescentes tratan de inculcarles lo que ellos tienen como pasión y lo que les gusta en la vida, por ejemplo; al padre que le gusta el fútbol lleva a su hijo a la cancha hasta que a este le guste el fútbol y esa pasión sea transmitida de generación en generación, o como cuando en la familia hay uno de los tutores que son profesionales y los hijos para no defraudarlos elijen lo mismo que ellos eligieron en su momento. No hay nada de malo en transmitir un sentimiento o una pasión o un gusto hacia tu progenitor, pero esto siempre tiene que ser en un contexto sano y sin causar ningún tipo de presión en el mismo para que no elija algo para su vida de lo que no estaría del todo completo y confortado, cuando alguien transmite una costumbre tiene que ser con un cuidado ya que los adolescentes para no defraudar a la persona que dedica tiempo de su vida en difundir ese frenesí termina haciendo lo mismo que el transmisor y decidiendo por sí de una manera obligado.

En conclusión de lo redactado en esta ponencia, los adolescentes se ven con dudas y cuestiones a lo largo de qué hacer con su futuro por todos estos factores, como jóvenes adolescentes tenemos que cuestionar este abuso de parte de los sectores hegemónicos y decidir libremente que hacer con nuestras vidas a lo largo de ella, ya que la vivimos solo nosotros.

 

¿Cuándo podremos elegir realmente libres nuestro futuro y ser felices por eso? ¿ Cómo nos podemos ir en contra de todo esto para elegir libremente?

 

Please reload

Otros Artículos

October 19, 2018

October 19, 2018

October 19, 2018

Please reload