EDUCACIÓN UNIVERSITARIA: NO ES MÉRITO, ES DERECHO

July 18, 2018

 

Vos que me estás leyendo, ¿tenés pensado qué carrera universitaria querés seguir? ¿tenés pensado a qué Universidad ir? Puede ser que sí, que ya estés cursando, o que todavía estés en duda. Pero, ¿alguna vez se te cruzó por la cabeza no estudiar? No porque no querés, sino porque no podés. O directamente porque una autoridad dio por sentado que no podías.

 

El debate sobre la pobreza y la educación siempre estuvo en la mesa, pero con los años se le fue quitando importancia. Por un lado, comenzó la resignación determinista, y el dar por hecho que si nacés en la pobreza, morís en la pobreza, accediendo a educación mínima, y a veces ni siquiera eso. Pero, ¿por qué, si creemos esto, miramos para otro lado? Sabemos que hay un problema hace años y mientras buscamos culpables, el cambio no llega. Las miradas deterministas plantean, también, que nadie que nace en la pobreza, hoy llega a la universidad. ¿Sabías que hay otras miradas posibles?

 

Las estadísticas de los últimos años indican que un 80% de los estudiantes del GBA son primera generación de universitarios, muchos de ellos, además, provienen de sectores de “alta vulnerabilidad social”. Las universidades de la provincia tienen una arrasadora composición de jóvenes pobres y trabajadores.

Según datos de la Universidad de Buenos Aires la mitad de sus estudiantes son los primeros en la familia en acceder a estudios universitarios. En diálogo con Radio Mitre, Alberto Barbieri, Rector de la UBA, sostuvo:

 

 

 

 

 “El rol de la universidad es llegar a todos los sectores.

Cada vez son más los que tratan de llegar

a la educación de nivel universitario“.

 

 

 

 

 

 

  • En instituciones como la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), el 94,2% de los estudiantes tiene padres sin estudios universitarios finalizados.

  • En Moreno (UNM), en 2016, un 91% de los estudiantes tiene padres sin estudios universitarios completos.

  • En Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS), creada en 1993, el  86% tenía, en 2013, un padre y 92% una madre sin el nivel universitario completo.

  • El 83% de los estudiantes de la Universidad Nacional Arturo Jauretche (UNAJ) son primera generación.

  • El 74% de los alumnos de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF), es considerado primera generación universitaria.

(Fuente: chequeado.com y Prensa UNAJ)

 

 

 

Me parece importante, también, mostrarles casos individuales. Como por ejemplo, estos:

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Belén Tamara Diez con 21 años, de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora:

“Vivo y me crié en el partido de Lomas de Zamora. Actualmente me encuentro estudiando la Licenciatura en Psicopedagogía, atravesando mi tercer año de carrera. Vivo con mi madre y una de mis cuatro hermanos, Luciana. Puedo decir que soy la 'privilegiada' por ser la primera generación de mi familia que está transitando una carrera universitaria."

 

  •  Leandro Valerio con 24 años, de la Universidad Nacional Arturo Jauretche:

"Mi mamá y mi papá están muy orgullosos. Soy el primero de la familia que sigue una carrera universitaria y esto es algo medio raro en casa, pero están muy felices.Todo lo que uno se propone normalmente es difícil, pero no es imposible. Con esfuerzo y trabajo todo se puede hacer.”

 

  • Silvia Maciel con 47 años, de la Universidad Nacional de Hurlingham:

“Estoy casada y tengo dos hijos. Curso en la Universidad Nacional de Hurlingham mi segundo año de la carrera de Letras. Provengo de una familia de clase baja y el secundario lo cursé con 18 años en un colegio nocturno de Capital, después del trabajo. Cierto día del 2016 vi un cartel que anunciaba la inauguración de la Universidad de Hurlingham. Había un profesorado de Letras. Un año tardé en animarme. Me resulta difícil expresar con palabras lo que significa la universidad para mí. Me siento orgullosa de esta facultad que recibe con tanto amor a tantos y cumple sus sueños. Volver a estudiar para mí fue bueno, pero pertenecer a esta Universidad es grandioso."

 

 

Esto quiere decir, claramente, que tu posición económica no tendría porqué ser un impedimento a la hora de poder estudiar. Aunque todavía hay mucho por recorrer, ¿no sería ésta una de las tareas a mejorar en el gobierno? ¿no sería momento para que intervengan los gobernadores? ¿nuestro presidente?

 

 

¿No se suponía

que la educación

era un derecho?

 

 

 

 

 

Al parecer, para algunos, la educación universitaria debería ser parte de la meritocracia de unos pocos. Pero no escribí esto sólo para compartir mi disgusto, sino también para mostrar lo importante que es que nosotros, los jóvenes, estemos al tanto de estas cosas, y luchemos en contra, porque necesitamos que sea la universidad sea gratuita y que los subsidios de la educación privada pasen al sistema público. Es necesario que la educación sea laica, con debate sobre cuestiones de género, sin pensamientos  religiosos en sus planes de estudio. Porque necesitamos también, la aplicación real de la Educación Sexual Integral. Es crucial que nosotros y nosotras, los estudiantes, reclamemos estos pedidos. Después de todo, están decidiendo sobre nuestros derechos.


 

A cien años de la Reforma Universitaria, no olvidemos las palabras de Deodoro Roca: "los dolores que quedan son las libertades que faltan."

 

Please reload

Otros Artículos

October 19, 2018

October 19, 2018

October 19, 2018

Please reload