La juventud está en problemas

October 17, 2018

Les adultes de hoy en día se preguntan si se les puede confiar el futuro del país a las nuevas generaciones; que si son poco productives, unes vagues o si su única preocupación es salir de fiesta. Pero es a partir de estos mandatos, impuestos en por la sociedad, que se estigmatizan a les adolescentes y se les mira negativamente, minimizando nuestras preocupaciones o cómo nos afectan estos estereotipos.

 

¿Cuántes de ustedes no desearon caerle bien a todo el mundo, que ese conjunto de ropa les quede como modelos, o qué aquel abusive deje de molestarles por ser diferentes? Estas ideas, fomentadas a través de las redes sociales o medios de comunicación y reproducidas por tanto adultos como adolescentes, son las que desencadenan distintos problemas que pueden perjudicar nuestra vida hasta el punto de convertirla en una pesadilla.

Por ejemplo, muches son víctimas de bullying o excluídes por no cumplir con ciertas características que, para la sociedad, son “lo normal”. A veces no se les da la importancia debida o se los pasa por alto, terminando por corromper a quien lo sufra haciendo que tome decisiones como cambiarse de colegio, mudarse o incluso acabar con su vida.  

 

Y como si estos estereotipos negativos no fueran suficiente, también está nuestro futuro y la forma en la que los demás los ven. Nuestras familias y las escuelas nos exigen de manera exagerada y desfavorable, esperando que así nuestro desempeño sea perfecto, que dejemos nuestros gustos de lado para enfocarnos en aquellos que algún día nos va a ser útiles, y no en “modas pasajeras”, pero causándonos angustia ante la idea de tener que elegir un ingreso económico estable en lugar de nuestras pasiones. Nos vemos obligados a estudiar de memoria temas que no nos interesan y, a la hora de elegir una carrera, ponemos primero nuestros bolsillos en vez de nuestras aficiones. Nos enseñan que, de esta manera, vamos a garantizarles a nuestres hijes un futuro próspero, cayendo en la heteronormativa con la que no todes nos identificamos.

 

Todo esto lo hacen con la idea de que nos va a servir cuando seamos grandes, de que estas presiones van a hacer que tengamos un trabajo ideal, una familia tipo y siendo felices, lo cual termina convirtiéndose en una contradicción.

No todes quieren trabajar de abogades o contadores para tener ingresos altos, o formar una familia igual que la de nuestres antepasades, con hijes biológiques o una pareja. Queremos ser felices, y eso no se logra juzgando, excluyendo y estereotipándonos a partir de nuestros gustos, actitudes, capacidades, notas, actividades, la forma en la que somos o dejamos de ser.

 

Por eso les proponemos, adultes, que salgan de la búrbuja del prejuicio y reflexionen cómo es en realidad la vida de une adolescente, si es tan sencilla como la plantean y si no tenemos motivos por los que preocuparnos porque no tenemos tantas responsabilidades. ¿Realmente son capaces de entender nuestras vidas? Esperamos que así sea, porque son ustedes quienes parecen decidir por nosotres y, si no pueden ver a través de los estereotipos, lamento decirles que la juventud está en problemas.

 

Please reload

Otros Artículos

October 19, 2018

October 19, 2018

October 19, 2018

Please reload