La parábola de la tortuga: dos ideas contrapuestas

October 18, 2018

Esfuerzo es logro

  • ¿El pobre nace y muere pobre, o  puede salir de la pobreza a base de esfuerzo propio ?  ¿Puede triunfar? ¿Puede lograr sus objetivos sin poder económico? Esas son las preguntas que nos hacemos frecuentemente.

  • Para responder estos interrogantes, es necesario aclarar algunos conceptos.

En primer lugar, La meritocracia es un sistema basado en el mérito. Es decir, las posiciones jerarquizadas son conquistadas con base al merecimiento, en virtud, del talento, educación, competencia o aptitud específica para un determinado puesto de trabajo. Por su contra parte, podemos encontrar el determinismo, esta doctrina filosófica sostiene que todo acontecimiento físico, incluyendo el pensamiento y acciones humanas, está causalmente determinado por la irrompible cadena causa-consecuencia, y por tanto, el estado "determina" en algún sentido el futuro.

Entendidos ya esos dos amplios conceptos podemos empezar a hablar de cómo todo esto se aplica en nuestra actual sociedad. Somos perfectamente conscientes de la enorme segregación social presente en el territorio argentino, claramente esto implica también una inmensa variedad de agrupaciones de personas con diferentes alcances económicos. Ahora bien, ¿Estas diferencias pueden llegar a actuar como barrera a la hora que querer alcanzar dichos méritos?

 

En nuestra opinión personal estas barreras o señales de freno jamás podrán ser  un impedimento para concretar aquello que uno desee. La frase: “El que quiere puede” engloba prácticamente toda nuestra ponencia. Vamos a colocar como ejemplo la famosa carrera entre la liebre y la tortuga, se sobre entiende que el segundo animal mencionado es aquel que corre con completa desventaja, se le presentan evidentes adversidades que acomplejan su misión, es decir, llegar a la meta. Estas desventajas o barreras no se le presentan a la liebre por lo cual es casi inevitable que llegue primero. Ahora bien, no sería justo terminar el ejemplo así, aquel animal que corrió con menos rapidez y mayores adversidades quedó atrás, así es, pero eso no implica que no termine la carrera.

 

Ahora quitando todo metafórico vamos a decir bien las cosas, aquella carrera representa la vida, la liebre a aquellas personas que nacieron dotados de evidente ventaja y la tortuga a las personas que justamente tuvieron que trabajar el doble para conseguir aquello que deseaban. ¿Fue acaso imposible? ¿O simplemente costo más?.

 

La vida no tiene porque ser una constante pelea para ver quien quién llega primero, cada uno tiene sus propios tiempos y el llegar antes o después no determina tu nivel de virtud o talento; la meta es llegar, no hacerlo de manera más rápida que alguien.

En síntesis, tu alcance económico claramente va tomar un rol importante en tu vida y va facilitar o dificultar tus planes y metas. Pero está en vos mismo saber si te vas a declarar conforme con aquello que se te dio o lucharás por lograr lo que te propongas, demostrando que tu talento y preparación vale tanto como el de cualquiera.

 

La realidad desigual que vivimos

 

La “meritocracia” es una ideología que sirve para justificar a los que ocupan posiciones de privilegio y responsabilizar a aquellos que no lo hacen por no haber realizado el esfuerzo necesario para lograrlo. En pocas palabras, es una ideología que se condensa en la conocida frase “SI QUERÉS PODÉS”.

El “determinismo” es una ideología que se condensa en las frases “TE TOCA LO QUE TE TOCA” o “NACISTE ASÍ Y VAS A MORIR ASÍ”. Por eso se dice que asocia los alcances y las limitaciones del destino a razones prefiguradas que exceden o son más fuertes que la voluntad individual. En pocas palabras es el no poder salir de lo ya establecido.

Analicemos en profundidad la frase “SI QUERÉS PODÉS”, si pensamos esta frase es una de las tantas que se utiliza para tapar la realidad que vivimos. Esa realidad que nos chocamos frecuentemente si darnos cuenta de que se trata de cómo nos hacen creer que si vos querés alcanzar algo como por ejemplo ser rico, podes hacerlo esforzándote sin ningún problema y que por merito tuyo ya sea estudiado o trabajando podes llegar.  Sin mostrarnos la realidad de que hay millones de obstáculos que se presentan antes de lograr el objetivo y que a ciertos sectores no se le presentan.

 

Veamos un ejemplo:

Supongamos que se correrá una maratón de 10 km desde un punto de la ciudad hasta otro y el terreno será el asfalto. Al ver a los participantes, nos encontramos que algunos están preparados en excelente forma física, que llevan consigo mismos botellas de agua para el camino, y demás equipamiento; y luego vemos otros que la forma física no la cumplen, no tienen zapatillas puestas, no han almorzado bien como para comenzar la carrera y no pueden llevar con ellos ni una botella de agua. La pregunta es ¿Quién llegará primero?

 

En este ejemplo podemos ver claramente la diferencia que existe entre los participantes y que esta maratón resulta ser injusta y nos faltaría nombrar a las personas que ni podrían acceder a esa maratón que esto nos llevaría a mayor circunstancias de injusticia. Sacando este ejemplo de nuestras mentes, podemos ver en la vida cotidiana miles de ejemplos como personas que por razones económicas necesitan trabajar y debido a esto no logran terminar sus estudios, o podemos ver casos más claros donde las personas no reciben la misma educación. Entonces ¿Es justo hablar de que cuando se quiere se puede?

 

Existen casos aislados que no, pero para lograr un objetivo o llegar a la meta por merito propio como en el caso de terminar una carrea terciaria, trabajar en algún lugar determinado, etc. se requiere de un posicionamiento económico dentro de la sociedad para lograr y salir de lo ya establecido por esta misma comunidad.

 

Entonces podríamos llegar a la conclusión que dentro de nuestra sociedad existe un alto grado de determinismo, esta hipótesis no se aplica a todos los casos que existen pero ¿A cuántos casos podríamos aplicar esta teoría? Veamos lo que decía Joseph Stiglitz ganador del premio Nobel de economía  en 2001: “El 90% de los que nacen pobres mueren pobres por más esfuerzo que hagan, el 90% de los que nacen ricos mueren ricos independientemente de que hagan o no mérito para ello”.

 

Esta teoría la expone en su libro “El Precio de la Desigualdad“ señalando  la mentira de la “meritocracia”. A partir de esta fundamentación podríamos de decir que no hay que cubrir la realidad del determinismo en esta sociedad con una mentira llamada meritocracia.

 

 

Please reload

Otros Artículos

October 19, 2018

October 19, 2018

October 19, 2018

Please reload