Merlí: “Entre la meritocracia y el determinismo”

Merlí es una serie catalana creada por Héctor Lozano para Veranda TV. En ella, Merlí, un atípico y transgresor profesor de filosofía, motiva a sus alumnos para que repiensen sus vidas y su forma de ver el mundo, revolucionando la escuela y generando opiniones encontradas de padres y colegas. A lo largo de los capítulos que conforman la serie, encontraremos miradas tanto deterministas como meritócratas por parte de profesores, padres e incluso alumnos. Merlí, desde su lugar poco ortodoxo y subversivo, vendrá a revertir estas miradas que desfavorecen a los estudiantes de su clase.

 

 

“¿Por qué no te esforzás un poquito más?”

 

La meritocracia es un sistema basado en, justamente, el mérito propio. Todas las posiciones jerárquicas se obtienen por logro y “esfuerzo” del individuo, sin importar su religión, sexo, edad, creencias, posición económica, entre otros. Se trata de un discurso que beneficia a los sectores privilegiados, y responsabiliza a  los demás de no haber realizado el esfuerzo necesario para obtener lo que querían.

En los discursos sobre la meritocracia es muy común escuchar la frase “SI QUERES PODÉS”. Esta frase hace referencia a lo explicado anteriormente: cada uno tendría lo que se ganó por su talento y esfuerzo. Aquí no se analiza el contexto social o económico de las personas, se los deja a un lado. Sin embargo, está claro que sí tienen una influencia directa sobre las personas y sus posiciones jerárquicas y oportunidades. Ejemplos claros se dan en la educación, donde alguien con una posición económica favorable, podría tener los mejores estudios, profesores y demás. Mientras que alguien que no cuenta con mucho apoyo financiero,  no. Allí ya hay una situación de ventaja de uno sobre el otro. Entonces, en realidad, ¿se basa únicamente en el esfuerzo o talento de una persona, sin importar su situación en la sociedad?

Este concepto  se pone en discusión en la serie catalana a través de distintos personajes que atraviesan situaciones en las que se ponen en tensión sus deseos y posibilidades.

Ivan, un chico con agorafobia a quien Merlí a lo largo de la temporada intenta ayudar a autosuperarse, tiene mucho interés en la política y en los asuntos que pasan en el mundo. Mientras se encuentra en su casa, él lee e investiga sobre ellos. En una conversación con Merli, le cuenta que quiere estudiar y meterse en el mundo político, a lo que Merli responde que “querer no  siempre es poder”. Frase interesante que corta con la idea de la meritocracia y del esfuerzo: hay otros factores involucrados, más allá de las ganas y esfuerzos que haga una persona.

 

Joan Capdevila es hijo de un importante abogado y su padre es una persona que se mete mucho en su vida y su futuro. En una escena, el padre le da un regalo que era una tradición de la familia. Su abuelo (también abogado)  se lo había regalado. Cuando le entrega el regalo a Joan, le dice que se va a tener que esforzar para conseguir el título de abogado, pero, también, que ya va a tener un estudio jurídico cuando salga de la carrera. En esta ocasión se contraponen dos aspectos de la meritocracia, donde por un lado es necesario el esfuerzo y “ganarse” las cosas mientras que, por el otro, las personas que tengan cierto privilegios van a estar en una situación de ventaja frente a aquellas que no los tienen. En este caso, heredar un estudio y un apellido prestigioso en el mundo de la justicia, más allá de si se esforzó o no para conseguirlos.

En ambos casos el personaje de Merlí desarticula la idea de meritocracia, demostrando que no siempre alcanza con el deseo y el esfuerzo. Entonces , ¿alcanza con “esforzarse un poquito más”?

 

 

“¡No cambiás más!”

 

El determinismo es la creencia de que los individuos se encuentran precondicionados por diversos factores (económicos, sociales, entorno familiar) y que por ende es en vano intentar hacer algo para mejorar o cambiar dicha condición. Suele ser manifestado por la mayoría de las personas, quizás inconscientemente, y la serie Merlí ejemplifica dichas situaciones en diferentes escenas.

Un ejemplo de la clara existencia de pensamientos deterministas es el personaje de Eugeni, el profesor de Lengua y Literatura. Él tiene una visión bastante conservadora del mundo y constantemente determina a los y las estudiantes, principalmente a aquellos que nunca se han caracterizado por ser los que mejores notas obtenían o por tener el mejor comportamiento. Este es el caso de Pol Rubio, quien repitió el curso y Eugeni trata como si fuera un “caso perdido”. El determinismo ejercido sobre Pol Rubio es frecuente y hasta incluso muchas veces este último termina “autodeterminándose”. Es más, en un momento piensa en dejar el colegio ya que no se considera capaz de finalizarlo y ascender socialmente, sino que, quizás por sus circunstancias socioeconómicas, muestra interés solamente por ser una persona adinerada. Hasta que, gracias a Merlí y sus métodos peculiares de enseñanza, le “encuentra el gusto” a los estudios de la mano de la filosofía.

En el  caso de Iván, Miriam, su madre, frustra su proceso para volver a la escuela y no lo considera capaz de realizar diversas acciones, como poder ir solo hasta  el local donde ella trabaja que se encuentra a metros de su casa. Una vez mas sera merli quien a pesar de la resistencia de Miriam, que insiste con los límites que supone la “enfermedad” de su hijo, proponga un cambio en la vida de Ivan.

 

Meritocracia y determinismo: ¿polos opuestos?

 

Luego del análisis sobre los conceptos y los casos concretos representados en la serie, pudimos llegar a la conclusión de que, si bien la meritocracia y el determinismo pueden entenderse como “polos opuestos”, a partir de un análisis más exhaustivo podemos notar que ambos conceptos pueden llegar a responder a una misma lógica simplista. Aunque en sus definiciones varían en cuanto cómo una persona obtiene -o no- lo que quiere (propios medios y esfuerzo en la meritocracia, hechos precondicionados en el determinismo), ninguno tiene en cuenta el entorno ni la diversidad de factores que afectan a un individuo y su posibilidad de acción. Un claro ejemplo donde ambos conceptos “se chocan”(se encuentran?) es en el caso de Joan Capdevilla. Como mencionamos anteriormente, Joan es constantemente presionado por su padre para que estudie la carrera de abogacía y su padre le dice que va a tener que realizar mucho esfuerzo para que le vaya bien en la misma. Al mismo tiempo, lo presiona con seguir esta carrera ya que considera que debe seguir el camino de sus familiares y por ende está determinado que va a poder trabajar en su propio estudio jurídico cuando se haya recibido.

Otro ejemplo de choque entre meritocracia y determinismo es en el caso de la familia de Berta. Lo que aquí sucede es que la madre de Berta, por un lado, está constantemente feliz y orgullosa de su hija más chica porque le va bien en el instituto y es muy talentosa en el deporte que practica. Sobre ella, la mamá de Berta, tiene una mirada positiva en cuanto al futuro de la niña. Cree que si se esfuerza va a poder conseguir todo lo que quiera: su mirada es meritocrática. Pero por el otro lado, la madre tiene una visión negativa sobre su hija mayor, Berta. Cree que ella no va a cambiar más, que nunca le va a ir bien en el instituto porque repitió el curso. No se da cuenta del talento de Berta para el arte porque siempre estuvo enfocada en su otra hija, hasta que Merlí se entromete en la situación familiar y se lo hace notar. Por eso, con este ejemplo se puede demostrar el doble discurso que tiene la madre sobre sus hijas, con una tiene una postura meritócrata, entendiendo que con esfuerzo y trabajo se puede conseguir lo que quiera, y con la otra, que no va a cambiar más porque las cosas son así y no hay otra posibilidad, es decir, mostrando una postura determinista. Se tarat de un caso interesante para mostrar que en una misma persona se puede encontrar las dos ideas, aunque parezcan antagónicas.

En conclusión podemos afirmar que ambos conceptos pueden parecer a simple vista visiones antagónicas del mundo, pero cuentan con similitudes que los unen y muestran que no son tan opuestas como se puede pensar, sino que tienen mucho en común. Merlí es una serie intersante para, justamente, repensar las posiciones deterministas y meritócratas que abundan en la escuela, y en otros entornos, que muchas veces naturalizamos.

 

 

Please reload

Otros Artículos

October 19, 2018

October 19, 2018

October 19, 2018

Please reload